viernes, 26 de agosto de 2011

 
Condenan a la cárcel a menonitas violadores

25 AÑOS DE RECLUSIÓN PARA SIETE EXTRANJEROS

Condenan a la cárcel a menonitas violadores

Santa Cruz/El Deber

El Tribunal Primero de Sentencia condenó ayer a 25 años de cárcel, sin derecho a indulto, a siete ciudadanos menonitas tras ser hallados culpables del delito de violación agravada a un centenar de mujeres, adultas y menores de edad, en la colonia Manitoba. El octavo procesado fue condenado a cumplir 12 años y medio de cárcel.
El fallo por decisión unánime fue dictado por los jueces Luis Enrique Pérez, Gladis Alba y tres jueces ciudadanos. El juicio llegó a su fin a las 9:30 de ayer en el piso cuarto del Palacio de Justicia, hora en que el tribunal se retiró para deliberar no sin antes ordenar en sala que los detenidos permanecieran en el edificio hasta la lectura del fallo.
Sin embargo, a las 15:00, cuando los jueces terminaron de deliberar, acudieron a la sala y se enteraron de que los policías, sin autorización, trasladaron a los presos a Palmasola, de donde no hubo orden para regresarlos.

LECTURA EN LA CÁRCEL
El tribunal se vio obligado a trasladarse a la cárcel junto a los abogados y al fiscal Freddy Pérez. El presidente del tribunal, Luis Enrique Pérez, denunció formalmente a los policías por obstrucción a la justicia. Incluso los jueces habían ordenado el ingreso de la prensa al penal, pero la Policía lo impidió.
Los sentenciados a 25 años son Jacob Neudorf Enns, Jacob Wall Wall, Franz Dyck Wall, David Guenter Banman, Abraham Peters Dick, Jacob Wiebe Knelssen y Johan Boldt Ham, mientras que a 12 años y medio de cárcel fue sentenciado Peter Wiebe Wall. Este último fue condenado por complicidad al haberse evidenciado que fue el encargado de proporcionar los somníferos para dopar a las víctimas.
El fiscal Pérez aseguró que, según las investigaciones, los acusados entraban por las noches a las casas que no tenían seguro y encontraban durmiendo a sus víctimas, les rociaban con el somnífero tipo spray para desvanecerlas y luego violarlas.
Pérez mostró su conformidad con el fallo y recordó que existe un prófugo que escapó de la Policía de Cotoca.
El abogado de las víctimas, Osvaldo Ribera, calificó de histórico el veredicto aunque consideró que el daño causado a tantas mujeres deja huellas casi irreversibles.
Hay traumas profundos en las menores que fueron vejadas.