domingo, 19 de febrero de 2012
 


Los alumnos del Colegio Bolívar en la fachada del establecimiento educativo.

DESPUÉS DE CASI UN SIGLO, ES TIEMPO DE CAMBIO PARA EL COLEGIO NACIONAL BOLÍVAR

Diez colegialas descubren machismo en Cochabamba

Diez colegialas descubren machismo en Cochabamba

El conflicto reveló problemas
latentes de la educación boliviana

Cochabamba/Katiuska Vásquez, Los Tiempos

Desde que diez señoritas se atrevieron a romper con la tradición del Colegio Nacional Bolívar, que por casi un siglo impartió educación sólo a varones, se destapó el machismo enraizado en una sociedad que conserva sus rasgos patriarcales.
¿Qué paso por la mente de las diez señoritas para animarse a ir en contra de la tradición del Bolívar? Sus madres, que las acompañaron en todo este duro proceso, contaron que sólo buscaban “la mejor educación”. Ésa que, según ellas, tuvieron sus hermanos que salieron del Bolívar.
“Sí, hemos hecho fila desde el primer día pero nunca nos han querido anotar. Una mamá se animó a hacer una lista y los padres de los chicos se la rompieron”, contó Angélica, quien luchó sin doblegarse para inscribir a su hija en el Bolívar.
Remarcó que una de sus motivaciones para que su hija se gradúe del Bolívar fue que aprenda a convivir con los chicos, “cuando están sólo entre mujeres o varones se vuelven mezquinos”, dijo.


CASO
EMBLEMÁTICO
Para la directora del Instituto de Formación Integral Femenina (IFFI), Cecilia Estrada, el conflicto del Colegio Bolívar “es un caso emblemático que muestra la necesidad de trabajar de manera más profunda por una mentalidad más tolerante. Pero también sacó a relucir problemas latentes de la educación: infraestructura deficiente, cuestionamientos a la calidad educativa que acentúa sus rasgos conservadores”.
Según el sociólogo e investigador de la Universidad Mayor de San Simón, Fernando Salazar (quien no repara en declararse un bolivarista), detrás del problema del Colegio están intactos los problemas estructurales de la educación y el conflicto no es más que “un Caballo de Troya, para meternos la nueva ley educativa Avelino Siñani-Elizardo Pérez. Fue un tema nacional, cuando hay peores problemas de discriminación e ilegalidades en otros colegios”.


MACHISMO BRUTAL
La directora de la Oficina Jurídica de la Mujer, Julieta Montaño, remarcó que el problema del Bolívar “ha destapado un tema presente de manera subterránea en la sociedad. Ha sido una de las expresiones más brutales del machismo, pero que no es una excepción – tal vez por la brutalidad – porque está disfrazado como políticamente correcto en la mentalidad de muchos”.
“La sociedad boliviana siempre se ha sabido –en secreto- discriminadora y estructurada jerárquicamente sobre la base de categorías sociales; pero no es hasta muy reciente que estos temas se hacen públicos”, subrayó el último informe del Proyecto de Opinión Pública de América Latina y la Organización Ciudadanía.
De acuerdo con este estudio: “De manera general, casi tres de cada diez bolivianos consideran haber sido víctimas de algún acto de discriminación en alguno de los siguientes escenarios: lugares públicos (17 %), en eventos sociales (12%) o en oficinas de gobierno (20%)”.


¿HAY UN LEGADO?
El problema del Colegio Bolívar ha demostrado que “una cosa es que la ley diga que los colegios tienen que ser mixtos; y otra que se aplique en la realidad. Aún hay varios colegios sólo para varones y para mujeres”, apuntó Cecilia Estrada.
La activista por los derechos de la mujer remarcó: “Hay una responsabilidad compartida entre la Dirección de Educación (ex Seduca), los profesores, porque hay un abordaje insuficiente de la problemática de género”.
Según el sociólogo Salazar “el terrible legado de este conflicto es que si mañana alguien se opone a la nueva currícula, puede ser perseguido y sancionado obviamente por discriminar la historia indígena”.
Para Julia Montaño de la Oficina Jurídica, el conflicto “nos ha mostrado que es tan fuerte el machismo que problemas más graves de la educación como calidad educativa, infraestructura y reglamentos no se los discute ni se los cuestiona”.


TEMA DE FONDO
Al final, las opiniones coinciden en la necesidad de que los actores estatales que intervinieron en el conflicto del Bolívar ahora de verdad se ocupen de la educación y cumplan con sus competencias.
Pero, además que se dé inicio a investigaciones sobre el estilo de educación que aún se imparten en varios colegios y del uso de influencias en las reparticiones educativas que perpetúan privilegios, que se plasman en la inscripción de los denominados recomendados.

Dos bandos en Facebook

El Colegio Bolívar, que nació hace 98 años como un referente de la educación ideal para los varones, se convirtió ahora en el blanco de las críticas más duras por el acto discriminatorio a las diez señoritas lo cual dio lugar al surgimiento de dos grupos en redes sociales como el Facebook. Los primeros en respaldo a las adolescentes con el muro “Apoyo a las Alumnas del Colegio Bolívar” y otros en contra con el rótulo de “Colegio Bolívar de Cochabamba”.
El debate en las redes sociales contó con una diversidad de argumentos desde los enmarcados en el respeto y otros que exacerbaban el conflicto con sugerencias como el cambio de nombre del colegio a “liceo”.
En menos de cinco días de existencia el muro de “Apoyo a las Alumnas” logró 612 adherentes y el del “Colegio Bolívar” se mantuvo en 412, porque decidió rechazar a nuevos participantes para evitar que se malinterprete la intención de los exalumnos.

Autoridades y defensoras

Edwin Claros / Defensor del Pueblo

“Desterrando la discriminación”
Tenemos que trabajar bastante. No basta con tener una ley. Más que la imposición de la ley y de sanciones hay que hacer un proceso de sensibilización.
La ley es el instrumento más adecuado, pero hay que trabajar más profundamente para que de a poco vayamos desterrando la discriminación.
Ha llegado el momento de que se adecuen los reglamentos de las unidades educativas a la Constitución Política del Estado.
Hay que aprovechar este espacio para que de a poco se vaya dejando este tipo de prácticas. Creo que es un proceso en el que tenemos que trabajar todos.

María Isabel Caero / Pdta. Concejo Municipal

“Es una sorpresa negativa”
Yo en verdad pensé que se había superado este tema; que ya no había estos resabios tan recalcitrantes, machistas.
Esta es una sorpresa negativa, porque más allá de las justificaciones administrativas de los padres de familia, detrás está nomás la concepción de que la mujer es un ser inferior y que puede contaminar a los hombres. Pero, además puede hacer que se baje la calidad educativa.
Es una concepción patriarcal de que todavía el hombre es el más importante en la sociedad. Lamentablemente es una posición intransigente, lo cual nos lleva a reflexionar que este problema no sea superado.

Cecilia Estrada / Instituto IFFI

“Actitud inceptable”
Hemos estado muy preocupadas y participando de las diferentes gestiones que se han hecho para hacer prevalecer el derecho de las mujeres a ingresar a este colegio, porque la actitud de los padres y estudiantes nos parecía absolutamente inaceptable.
Es una señal preocupante de la persistencia de una visión muy machista, que considera que las mujeres iban a desprestigiar al colegio, con argumentos conservadores y muy machistas.
Ha sido insólita la reacción de los padres. Una cosa es que la ley diga que los colegios son mixtos y otra cosa es que se aplique.
Ha mostrado que hay un abordaje insuficiente de la problemática de igualdad de género en las escuelas pese a que se estableció como un tema transversal desde la denominada Reforma Educativa.

Compartir