domingo, 22 de abril de 2012
 
Maragua, el mayor yacimiento de caliza en América Latina

Maragua, el mayor yacimiento de caliza en América Latina

Guido Donoso Bleichner *

Chuquisaca en particular, y en general Bolivia, tienen el privilegio de contar con el mayor yacimiento de carbonato de calcio (caliza) de América Latina, con aproximadamente 5.000 hectáreas de este material que luego de un proceso se convierte en el clínker del cemento, el producto que genera el desarrollo.
Maragua nace en las faldas del cerro Obispo, de la cordillera del mismo nombre, en la provincia Oropeza de Chuquisaca, y termina el yacimiento en la provincia Chayanta de Potosí, cerca a Tomoyo y Molle Molle.
Por encargo de la Fábrica Nacional de Cemento S.A. FANCESA, a comienzos de los años 90, la empresa dirigida por el Ingeniero Howar, levantó los primeros estudios geológicos y de topografía, que posteriormente fueron concluidos por la misma cementera.
De 1993 a 1997, se realizaron los trámites respectivos para que, finalmente, gracias al Dr. Dery Prieto, se concretara la adjudicación minera del yacimiento a favor de FANCESA. Los trámites tuvieron que realizarse en Potosí, ciudad donde se encontraba la representación del Ministerio de Minas.
Posteriormente, FANCESA cumplió con el procedimiento legal, con un acto realizado en la Escuela de Molle Molle, donde el Corregidor del lugar le adjudicó legalmente la petición minera de Maragua.
El Directorio de FANCESA y los Ejecutivos de la misma celebraron una sesión especial para el objeto. FANCESA continuó con los estudios y para cumplir con la adjudicación, llevaba a su planta de Cal Orck’o, algunas pero pequeñas y mínimas cantidades de cal.
Desde la adjudicación citada, no se alentó ningún trabajo de construcción de una carretera en forma directa, ni mucho menos para la instalación de campamentos o servicios básicos.
Sólo existe el proyecto de integración vial utilizando la carretera de Alto Aranjuez (planta termoeléctrica) directamente a Maragua, con la construcción de dos puentes, ingresando a Maragua con una carretera de sólo 15 a 25 kilómetros. Actualmente, para llegar al yacimiento, se debe utilizar la carretera hacia Ravelo de Sucre – Chaunaca – Maragua; en el tramo de Chaunaca a Maragua, en la práctica, sólo existe una senda, que en todas las lluvias desaparece.
En Maragua, la comunidad cuenta con una Escuela para los niños de la zona. No existe una posta sanitaria, la más cercana está en Chaunaca o Potolo. Los habitantes de Maragua, viven en extrema pobreza (generalmente son los niños campesinos que cada Navidad llegan a Sucre para pedir pan y ropa).
El terreno con cal hace imposible que se aliente una agricultura que alivie su pobreza, pero hay terrenos en los cerros cercanos que muy bien pueden habilitarse. Cruzan las aguas del río San Juan que luego se convierte en el Cachimayu y Ñucchu que desemboca en el Pilcomayo.
FANCESA no ha generado un plan que asista a la comunidad de Maragua y la prepare para participar de una eventual explotación del yacimiento.
Maragua es el emporio más grande de carbonato de calcio en Bolivia y América Latina, calculándose que el yacimiento, si se lo explota comercialmente, podrá abastecer de materia prima por más de 200 años, a una industria que debe ser instalada en la zona, empezando por un horno de calcinación.
En resumen, Maragua, al ser el mayor yacimiento de caliza, se proyecta como la esperanza de desarrollo de Chuquisaca, del sur y de toda Bolivia; una fábrica de cemento con grandes inversiones podría competir fácilmente con las mayores industrias de Brasil, Chile, Argentina y de México.
* El reconocido periodista y director de la radio La Plata, fallecido hace un año, escribió este artículo de opinión hace algún tiempo, y hoy CORREO DEL SUR lo reproduce a propósito de la pertinencia del tema, tomando en cuenta que varios factores de los señalados aún no han cambiado.

Compartir